Cómo instalar un termo eléctrico

Instalar un termo eléctrico

Para instalar un termo eléctrico hemos de tener en cuenta varios factores si lo hacemos sin contar con un fontanero profesional. En lo primero que tenemos que pensar es en que si hemos tenido una instalación de gas previamente, tenemos que taponar la salida de humos, ya que para el termo eléctrico no será necesaria. Podemos colocar una rejilla para aprovecharla para ventilación, o directamente taponarla y alisarla.

A continuación, tenemos que buscar el lugar idóneo para hacer la instalación. Para hacerlo correctamente, tenemos que encontrar un sitio que cumpla con la normativa. Una vez encontrado el mejor sitio para colocar el termo eléctrico, lo colgaremos de la pared, teniendo en cuenta que ha de soportar el peso del dispositivo cargado de agua.

Después llega el trabajo de fontanería: sellar el tubo de la toma de agua caliente colocando un racor reductor, enroscar una válvula anti-retorno en la válvula mezcladora termostática, colocar el conjunto en la toma de agua caliente y derivaremos la acometida de agua fría en dos. Para realizar todo este trabajo, necesitamos que los materiales estén bien pulidos y tratados contra el óxido. Por eso y por la complejidad de cada una de las acciones, lo ideal sería contar con un fontanero profesional para acometer todos estos trabajos.

Por último, enchufamos el termo eléctrico a una toma de 230 V. Este empezará a calentar y, cuando esté lista, podremos empezar a usarlo con total normalidad. Durante el proceso nos encontraremos con dificultades o dudas si no estamos acostumbrados a este tipo de labores. Antes de continuar, os recomendamos preguntar a un fontanero o acudir a nosotros para ayudaros en todo lo que podamos.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *